El Hotel Nacional de Cuba fue distinguido como uno de los más accesibles de Latinoamérica durante  la clausura de la recién celebrada Cuarta Cumbre de Turismo Accesible,  que tuvo a esta instalación como sede en La Habana.

Se resaltó por parte de Diego Javier González, presidente de la Red Iberoamericana de Turismo accesible, que organiza el evento, que el hotel insignia de este sector en Cuba, cuenta con las condiciones que requiere una instalación de accesibilidad universal.

Durante la etapa pandémica, el hotel  realizó un proceso de remodelación  y reparación para asegurar las condiciones de accesibilidad; estas transformaciones contemplaron la colocación de equipamiento  y accesorios requeridos para el pleno y placentero  disfrute de los turistas que presenten cualquier tipo de discapacidad.

Como ejemplo de lo anterior, algunas de las habitaciones de la instalación cuentan ya con teléfonos accesibles, perchas abatibles, sillas de baño y barras para sostenerse, entre otras facilidades.

Igualmente, para las personas con discapacidad auditiva se han colocado despertadores con vibrador, y otros dispositivos visuales,  con timbres y alarmas de incendio de luces, para que los huéspedes  puedan visualizar así las diferentes señales e informaciones, para poder informarse de cualquier situación de emergencia.

Uno de los equipos que garantizan un verdadero disfrute para las personas con discapacidad motora es el  elevador de piscina o ascensor acuático, del cual dispone  también el Hotel Nacional de Cuba.

De esta forma se asegura que la institución sea accesible desde el punto de vista tecnológico y constructivo, a lo que se suman los esfuerzos por lograr que los trabajadores incorporen técnicas y lenguaje para la atención a los clientes, y así lograr una mayor satisfacción por parte de estos.

En este sentido, se ha  desarrollado una  importante capacitación a los trabajadores de todas las áreas, para asegurar que estos interioricen una cultura inclusiva, de respeto hacia los derechos de las personas con discapacidad y facilitarles a estas  el acceso a todas las opciones, culturales, artísticas recreativas y gastronómicas que ofrece el hotel insignia de Cuba.

A este empeño ha contribuido decisivamente la Asociación de Pedagogos de Cuba en coordinación con la Escuela Ramal del Turismo FORMATUR, a través de talleres especializados que preparan al capital humano para brindar una atención de calidad a las personas con discapacidad y  otras  expresiones de diversidad humana, desde cada una de las tareas que cumplimentan dentro de la cadena de valor del servicio turístico.

Estas acciones docentes han abordado temas como la discapacidad intelectual y el espectro de autismo; el manejo de los recursos accesibles; la discapacidad auditiva, visual y motora, así como las expresiones asociadas a género y sexualidad, y se ha llevado a cabo una preparación   práctica, también, a partir de ejercicios realizados en las distintas zonas de servicio.

Diego González Velazco, presidente de la Red Iberoamericana de Turismo Accesible,  al reconocer a la instalación insignia del alojamiento en Cuba, resaltó su labor constante de inclusión, el perfeccionamiento de sus áreas, el compromiso del personal con la calidad del servicio, y «por el pronto cambio de estándar a accesible, en solo dos años»,  y añadió que en la actualidad este hotel «es uno de los más accesibles de América Latina».

El Hotel Nacional de Cuba arribará el venidero 30 de diciembre al aniversario 91 de su fundación, y ha demostrado que toda la experiencia acumulada le ha servido para  adaptarse a los cambios  en el concepto de los  servicios turísticos.

Una muestra de ello es su trasformación en una instalación que desarrolla un turismo para todos, como reconocimiento al carácter diverso de la sociedad y al derecho de las personas con discapacidad física, sensorial o cognitiva, a disfrutar de un turismo accesible, responsable socialmente, sustentable y más inclusivo.

Texto: Redacción Bienvenidos

Fotos: Ariel Cecilio Lemus/Revista Bienvenidos