De la caña de azúcar al embutido
De la caña de azúcar al embutido
De la caña de azúcar al embutido
De la caña de azúcar al embutido
De la caña de azúcar al embutido
De la caña de azúcar al embutido

Para Aster Bruselas Álvarez la producción de alimentos ha ocupado más de la mitad de su vida. A sus cuarenta años, esta mujer en su rol de Jefa de brigada se empeña en equilibrar calidad y fiabilidad en los productos que salen del Centro de Elaboración de La Lisa pertenecientes a TECNOAZÚCAR.

Desde su puesta en marcha, en octubre del pasado año, y luego de un proceso de modernización, esta entidad ha logrado una estabilidad en sus servicios, además de una diversificación en las líneas productivas. Con dos renglones bien marcados, el Centro de Elaboración La Lisa perteneciente a la UEB de TECNOAZÚCAR, en La Habana, logra una de las prioridades trazadas por la política económica del país: la sostenibilidad alimentaria.

Diversificación en TECNOAZÚCAR

Desde su creación en 1982, TECNOAZÚCAR ha modificado y sumado nuevos retos a su quehacer empresarial. Perteneciente al Grupo Empresarial AZCUBA, con el decursar del tiempo no solo la producción y comercialización de los derivados de la caña de azúcar le competen, sino que asumen la producción de alimentos a partir de la masa animal, sus derivados, así como otros sectores.

Con un total de 11 trabajadores, la planta muestra que alta calidad, precios competitivos y demanda constante de sus alimentos son posibles aún en periodos complejos. A decir de Aster Bruselas, la demanda de los rubros por ellos creados son la máxima expresión de que algo se está haciendo bien.

Altos estándares de higiene, sanidad y control de calidad caracterizan a un colectivo que día a día traza nuevas metas para que sus resultados no solo sean demandados, sino que compitan en otros mercados con marcas ya establecidas.

Un total de 5 ofertas, identificados con la marca Tres Golpes, salen de sus procesos: croquetas, hamburguesas y mortadelas destinados a la alimentación de los trabajadores de AZCUBA, mientras que el jamón, chorizo y picadillo son destinados a la venta en tiendas en MLC (Moneda Libremente Convertible). Todas estas producciones tienen como base alimenticia la carne de cerdo y bovina.

La misión

Todos sus productos no solo gozan de alta aceptación, sino que son fruto también de la producción de masa ganadera por parte de AZCUBA. A partir de convenios con cooperativas y elaboraciones propias, se logra una estabilidad en la entrega de materias primas, sin afectar el suministro estatal y privado de alimentos a la población, tan importante en los tiempos que corren.

La diversificación de sus renglones trae mayores retos, pues lograr un equilibrio entre ambas líneas productivas ha sido tal vez una de las estrategias más complejas de llevar a cabo, expresó Pedro Martínez López, director de Desarrollo e Inversiones, al referirse con orgullo a la satisfacción de los trabajadores de AZCUBA al degustar sus ofertas.

La búsqueda de nuevos mercados y formas de autogestión impulsó a la creación de una línea encaminada a las tiendas en MLC, logrando atraer divisas necesarias para sostener las producciones de su objetivo esencial: una alimentación con calidad para los trabajadores.

«El compromiso y el sentido de pertenencia con nuestro trabajo es parte fundamental de los logros alcanzados», refirió la también Máster en Ingeniería Alimentaria al referirse a la estabilidad en la plantilla laboral, muestra palpable del excelente clima de profesionalismo que por allí se vive.

Un salto como país

En este Centro no se deja de pensar en el mañana, es por ello que ya se trazan nuevas metas, de cara a incrementar volúmenes y diversificar líneas de elaboración. Ahumados, nuevos embutidos y carne de cerdo porcionada, lista para la comercialización, aparecen entre las propuestas más tentativas.

Uno de los mayores retos que afrontan, al decir de Bruselas Álvarez, es llegar a comercializar en un futuro sus productos con terceros, fuera de lo que es el sector azucarero. Esta medida tendría un alto impacto social y un alto valor en cuanto a los ingresos obtenidos. Ello estaría condicionado por la cantidad de materia prima disponible, acápite que golpea fuertemente a todo el país.

La búsqueda de rentabilizar las materias primas, crear productos de mayor calidad y explorar nuevos retos no les causan susto a las mujeres y hombres de este Centro pues se saben capaces y no importa el tamaño de la encomienda si se piensa en grande.

Textos y fotos: Bienvenidos