Avances de la salud en Cuba
Avances de la salud en Cuba
Avances de la salud en Cuba
Avances de la salud en Cuba

Más de cuatro millones de cubanos han recibido dosis de refuerzo contra la COVID-19

A mediados del mes de enero, ya el 87, 4 por ciento de la población cubana completó el esquema de inmunización contra la COVID-19 y más de cuatro millones de personas habían recibido una dosis de refuerzo, en todos los casos con los inmunógenos de fabricación nacional: Soberana 02, Soberana Plus y Abdala.

Cuba ha alcanzado niveles de vacunación mayores que el reportado por naciones ricas en el mundo. Solo los Emiratos Árabes Unidos, superan los reportes de inmunización de la mayor de las Antillas, la cual cuenta con esta fortaleza para enfrentar la sostenida crisis epidemiológica agravada por la variante ómicrom que se extiende aceleradamente en el planeta.

Cuba: Protocolos efectivos para rehabilitar pacientes con secuelas de la COVID-19

Cuba desarrolla un estudio sobre la rehabilitación integral de pacientes con secuelas de la COVID-19, con dos o más semanas de alta epidemiológica y que presentan discapacidad moderada.

Entre los síntomas más frecuentes aparecen agotamiento, fatiga, disnea, ansiedad, dolor articular, trastornos del sueño, depresión, disfonía y disfagia. El cien por ciento de los estudiados presentó disminución en los componentes de la calidad de vida relacionada con la salud. Una intervención protocolizada logró mejorar la capacidad funcional para las actividades diarias y la marcha en la mayoría de los convalecientes y en su totalidad disminuyó la disnea.

Países en desarrollo ponen sus esperanzas en vacunas cubanas

Los resultados conquistados por su sector biotecnológico han hecho posible que Cuba se mantenga como la única nación de América Latina y el Caribe que ha producido vacunas propias contra la COVID-19.

La aprobación por parte de la Organización Mundial de la Salud de los inmunógenos cubanos tendría un impacto positivo para los países en desarrollo pues, a diferencia de las farmacéuticas Pfizer y Moderna, todas las vacunas de la isla son de proteínas de subunidades, de bajos costos de producción, que pueden fabricarse a escala y no requieren congelación profunda. Cuba se ha ofrecido a participar en la transferencia de tecnología para compartir su experiencia en el desarrollo de vacunas con países de bajos ingresos, los que ponen en las vacunas cubanas sus mayores esperanzas.