Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba: Abdala y Mambisa
Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba: Abdala y Mambisa
Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba: Abdala y Mambisa
Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba: Abdala y Mambisa
Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba: Abdala y Mambisa

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), empresa distintiva de la biotecnología cubana, es un complejo científico productivo del grupo BioCubaFarma, dedicado a la investigación científica, innovación, desarrollo, producción y comercialización de productos, aplicaciones, medicamentos y vacunas de altos valores agregados.

Lleva a cabo 16 líneas de investigación en Biomedicina para el desarrollo de productos biofarmacéuticos con vistas al diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades infecciosas, bacterianas, autoinmunes, cardiovasculares, neurodegenerativas, oftalmológicas, dermatológicas, hematológicas, neurológicas, gastrointestinales, cáncer, diabetes, cicatrización, citoprotección, inflamación y fibrosis.

Dichos productos también incluyen pruebas para la detección temprana del embarazo, el diagnóstico oportuno de la enfermedad celíaca y de rotavirus.

Igualmente, el CIGB aborda proyectos para el control de plagas y enfermedades que afectan varias especies y géneros de plantas y animales, incluyendo especies acuáticas.

Abdala

Mención especial aparte merece el tópico referido a las vacunas contra la COVID-19 que ha centrado la consagración de los expertos del CIGB desde el inicio de la etapa pandémica y hasta el presente. De este empeño resultó el primer inmunógeno cubano, latinoamericano y caribeño contra el SARS-CoV-2: Abdala.

El proyecto de investigación del fármaco en las distintas etapas demostró su alto nivel de seguridad y la capacidad de inducir respuesta de anticuerpos al menos cuatro veces mayor que la observada en los sujetos inmunizados en el periodo pre vacunación. Se comprobó, asimismo, que estos anticuerpos están aptos para neutralizar al virus e impedir que infecte a las células.

En cuanto a la eficacia, esta formulación cubana presenta un 92,28 por ciento en la prevención de formas sintomáticas de la enfermedad infecciosa. Mostró una eficacia del cien por ciento para prevenir la enfermedad sistémica severa y también para la prevención del fallecimiento en el grupo vacunado.

La fabricación de este inmunógeno inicia en los laboratorios del CIGB con la producción de la proteína RBD, antígeno específico de la vacuna y se completa en los Laboratorios AICA, perteneciente a BioCubaFarma, que dispone de capacidad instalada para elaborar más de 100 mil bulbos diarios.

Mambisa

Por su parte, el candidato vacunal Mambisa, que se administra por vía nasal, demuestra seguridad e inmunogenicidad y sus ensayos clínicos avanzan con certero paso. A diferencia de las vacunas inyectables, Mambisa fue diseñada para estimular una amplia respuesta inmunitaria que incluye tanto la inmunidad sistémica como la inmunidad local en la cavidad nasal y el tracto respiratorio. La inmunidad de la mucosa local es importante para bloquear la replicación del virus SARS-CoV-2 en la nariz, que es el punto de inicio y propagación de la enfermedad.

Estudios recientes han demostrado que en ausencia de inmunidad de la mucosa, la cavidad nasal puede convertirse en un reservorio del coronavirus, poniendo al paciente en riesgo de reinfección o transmisión de la enfermedad a otros. La inmunidad de la mucosa nasal se estimula significativamente mediante la administración de una vacuna por vía intranasal.

Durante la fase I del ensayo clínico de este candidato, se compararon tres dispositivos de administración nasal, dos de ellos en forma de atomización y otro en forma de gotas. Con los tres, Mambisa demostró ser una vacuna segura, los eventos adversos que se describieron fueron en su mayoría leves y no se describieron eventos graves.

Asimismo indujo respuesta anti-RBD en más de cuatro veces con respecto al nivel inicial y se incrementó la capacidad inhibitoria frente al virus SARS-CoV-2 más del 20 por ciento, a nivel sistémico y en mucosa nasal.

Mambisa es uno de los inmunógenos de uso nasal contra la COVID-19 con investigaciones más avanzadas en el mundo y se basa en antígenos proteicos producidos en una plataforma con antecedentes de uso seguro, funcional y eficaz por más de 25 años.

Publicaciones recientes en importantes revistas científicas e inmunólogos experimentados en el mundo, han advertido de las grandes perspectivas y ventajas de las vacunas nasales para el combate de la pandemia de la COVID-19.

Actualmente, en el mundo solo once candidatos vacunales están en fase de investigación clínica, con el objetivo de que puedan ser usados por la vía de administración nasal, entre los cuales ha sido reconocida la vacuna cubana Mambisa desarrollada por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

«Cuba es un ejemplo que se debe replicar»

Recientemente el CIGB recibió la visita de la organización Internacional Progresista (IP), liderada por el estadounidense David Adler, en la que ponderó la estrategia cubana de enfrentamiento a la COVID-19 y precisó que «Cuba es un ejemplo que se debe replicar», fundamentalmente, en los países del sur, los que no cuentan con la necesaria cobertura de vacunación. Adler reveló que dicha visita tenía como propósito « internacionalizar las vacunas cubanas, para ayudar a que se conozcan y se entienda mejor qué son, cuáles son sus datos y hechos básicos, sus logros científicos.

Texto/Fotos: Bienvenidos