La Bodeguita del Medio, una parada necesaria
La Bodeguita del Medio, una parada necesaria
La Bodeguita del Medio, una parada necesaria
La Bodeguita del Medio, una parada necesaria
La Bodeguita del Medio, una parada necesaria

Recorrer la Habana Vieja es una misión de todo aquel viajero que llega a la capital. Sus calles y edificaciones albergan la historia de Cuba, el misticismo y los aires coloniales que la envuelven convierten a la ciudad en un auténtico paraíso turístico.

No se puede decir que se ha estado en La Habana, sin visitar uno de sus lugares más emblemáticos y detenidos en el tiempo, la frecuentada Bodeguita del Medio.

Ubicada en el Centro Histórico de la ciudad, en medio de la Calle Empedrado al costado de la Plaza de la Catedral; la Bodeguita abre sus puertas a los viajeros todos los días bajo la promesa de una experiencia inolvidable. El ambiente tradicional cubano que se respira en el lugar y su excelente servicio, atrapan al visitante en un viaje insospechado a lo más recóndito de la cultura cubana.

¿Por qué la Bodeguita?

El destino y sus interminables vueltas determinaron que una bodega de víveres, nacida en el año 1942, terminara adoptando el nombre con el que la bautizaron sus visitantes por su disímil ubicación y se convirtiera en un lugar de referencia mundial.

Nada sospechaba el primer propietario del recinto de la fama que alcanzaría su local, establecido como restaurante en el año 1950. Los intelectuales y artistas de la época, atraídos por el encanto bohemio del lugar, solían visitarlo y degustar de la comida tradicional y los cocteles cubanos que allí se servían.

En la actualidad, poco o nada de su esencia ha cambiado, quien la visita puede trasladarse a los inicios y disfrutar de un entorno colorido y lleno de matices.

Uno de los principales atractivos del lugar es su exquisita comida criolla, un menú compuesto por los clásicos de la cocina cubana: moros con cristianos, carne de cerdo, plátano maduro, yuca con mojo.

En la Bodeguita se puede tomar uno de los mejores mojitos cubanos, preparado mediante una deliciosa mezcla de ron, zumo de limón y hierbabuena; este popular cóctel se institucionalizó en el negocio y es uno de sus signos distintivos.

La música tradicional cubana en vivo es otra de las especialidades del lugar.  Una guitarra, un bongó y unas maracas, acompañadas de una voz cálida y tropical,  enriquecen la velada, y seducen los oídos; más de uno se mueve al ritmo la melodía. La alegría y entusiasmo de la música contagian a los visitantes. Cultura en su estado más puro, eso es la Bodeguita.

Un mojito inolvidable.

“Mi mojito en la Bodeguita (…)”, así lo plasmaría el reconocido escritor Ernest Hemingway, haciendo alusión a su devoción por el lugar y  la popular bebida que se consagró en el negocio.

Las tradicionales firmas que dejan sus visitantes, los retratos y mensajes que adornan la pared de la Bodeguita del Medio, son testigos de los buenos momentos vividos allí.

Sus muros exhiben las firmas de célebres personalidades que la visitaron y glorificaron, como: Pablo Neruda, Salvador Allende, Gabriela Mistral, Julio Cortázar, Brigitte Bardot y Nat King Cole.

El mismísimo Poeta Nacional de Cuba, Nicolás Guillén, inmortalizó el negocio en un singular poema, “La Bodeguita es ya la bodegona, que en triunfo al aire su estandarte agita (…)”; pues a pesar de su reducido local, el alcance y éxito del recinto, lo convierten en un sitio al que siempre se desea regresar.

Ninguna como la del Medio.

La fama de la Bodeguita del Medio se extiende en toda Cuba y el mundo. Muchas han sido las réplicas que se han hecho del afamado negocio.

En el país existen Bodeguitas en Varadero, Trinidad, Santiago de Cuba; en las que se recrea el estilo y ambiente de la inicial.

Existen réplicas en otros 14 países, incluidos España, Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Australia y México.

Pero la Bodeguita del Medio original, la que cuenta con 80 años de historia, es única e irrepetible, solo se encuentra en la Calle Empedrado No. 207 e/ Cuba y San Ignacio de la Habana Vieja.

Algunos la catalogan como el “bar más popular de Cuba”. Su repercusión mundial, sin lugar a dudas, la coloca en un lugar privilegiado. La realidad es que no deja de ser un sitio sencillo, apegado a su esencia y sus raíces. Un negocio que vale la pena conocer, cuya energía atrapa y enamora. ¿Qué esperas para ir y dejar tu huella?

Texto/Fotos: Bienvenidos