Nachito Herrera: «La música es un lenguaje maravilloso para unir a un pueblo»
Nachito Herrera: «La música es un lenguaje maravilloso para unir a un pueblo»
Nachito Herrera: «La música es un lenguaje maravilloso para unir a un pueblo»
Nachito Herrera: «La música es un lenguaje maravilloso para unir a un pueblo»
Nachito Herrera: «La música es un lenguaje maravilloso para unir a un pueblo»

El músico y compositor cubano, residente en Estados Unidos, Ignacio Nachito Herrera fue una de las principales figuras participantes en el reciente Festival Internacional Jazz Plaza, que se celebró en La Habana el pasado mes de enero.

En esta ocasión, Herrera viajó a la isla en compañía de su esposa y productora Aurora González y representantes de organizaciones estadounidenses solidarias con Cuba, portadores de una donación de suplementos médicos e instrumentos musicales.

Poseedor de una triunfante carrera como pianista, director musical, orquestador, compositor y arreglista, Nachito cuenta con un gran talento interpretativo, caracterizado por su gran destreza y sello personal, sus dotes como compositor para entregar una rica fusión de los ritmos y géneros de su país natal, con la música clásica y el jazz.

El afamado músico nació en la central ciudad de Santa Clara, en 1966, y cursó sus estudios musicales en el conservatorio Alejandro García Caturla, la Escuela Nacional de Música y el Instituto Superior de Arte en la capital.

Alcanzó al graduarse las maestrías de música, composición y dirección de orquesta y recibió las enseñanzas de su padre Nacho Herrera, Jorge Gómez, Labraña, su mentor, Alicia Perea, Rubén González, su padre musical, Frank Fernández, Harold Gramatges, Guido López Gavilán y, además, siempre lo acompañó la inspiración de Chucho Valdés.

Ha sido invitado por algunas de las más importantes orquestas sinfónicas estadounidenses y ha colaborado con célebres intérpretes como Chick Corea, Tito Puente, Tata Guines, Miguel Ángel Anga, Pancho Amat y Omara Portuondo.

Herrera es un artista patrocinado por la firma Steinway y la crítica especializada ha justipreciado su talento. Algunos lo sitúan como parte de una trinidad junto a Chucho Valdés y Gonzalo Rubalcaba, otros resaltan su confianza y total dominio de modismos cubanos y aseguran que su música suena como si se viera: amplia, fuerte, vigorosa y extrovertida, colmada de la sonoridad cubana que siempre le asiste.

En cuatro ocasiones ha sido nominado al premio Grammy, conquistándolo dos veces. Ha recibido el American Heritage Award; el premio al inmigrante de distinción de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, en 2014, y de Minnesota, en 2015, así como el Premio de la Música de Minnesota al Mejor Artista de Jazz Latino, durante tres años consecutivos.

Atesora una gran experiencia adquirida en su paso por la orquesta del Cabaret Tropicana de Cuba, el grupo Cubanismo, el Afro Cuban All Stars. Ha actuado en las salas más prestigiosas de Europa, Asia, África y América y ha participado en los principales festivales de jazz del mundo.

El pasado año se presentó su álbum «Con sentimiento cubano: Patria o Muerte», que muchos reconocen como una declaración de principios, en el que reúne versiones de originales de Juan Sebastian Bach, Federico Chopin, Serguei Rachmaninov, Alejandro García Caturla, Ernesto Lecuona, Frank Fernández, Emiliano Salvador y el propio Herrera, a quien respaldan la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba y la banda Habana Jazz Social Club. La historia de Nachito Herrera comenzó en La Habana. Luego, en el año 2002 se radicó en Minneapolis y desde su primer disco en solitario, «Bembé En Mi Casa» (2005), ya se avizoraba el éxito futuro de un músico que se mantiene fiel a sus raíces culturales y que considera que «la música es un lenguaje maravilloso para unir a un pueblo, para estar siempre juntos».

Texto/Fotos: Bienvenidos