Cayería de Ciego de Ávila: paraísos al norte y al sur
Cayería de Ciego de Ávila: paraísos al norte y al sur
Cayería de Ciego de Ávila: paraísos al norte y al sur
Cayería de Ciego de Ávila: paraísos al norte y al sur
Cayería de Ciego de Ávila: paraísos al norte y al sur
Cayería de Ciego de Ávila: paraísos al norte y al sur

Desde las costas de la provincia Ciego de Ávila, archipiélagos de ensueño regalan a los visitantes una de las más asombrosas experiencias de la isla antillana. Al norte Jardines del Rey, y al sur, Jardines de la Reina, son una suerte de magia tropical convertida en impresionantes playas turquesa, arenas blancas y una exuberante naturaleza.

Jardines del Rey

Bañados por el océano Atlántico, se posiciona como la más extensa cayería que circunda la isla de Cuba, con 465 kilómetros e integrado por más de 2500 islas e islotes. El acceso a estos parajes, puede ser por aire o por el asombroso pedraplén de 17 kilómetros que conecta el municipio avileño de Morón con Cayo Coco, ínsula que, junto a Cayo Guillermo, constituye uno de los principales enclaves de este archipiélago, conformado por otros como Antón Chico y Cayo Paredón.

En su conjunto, son una maravilla que cautiva con alrededor de 40 kilómetros de las más espectaculares playas casi inexploradas, de aguas cálidas, cristalinas y poco profundas. Un verdadero paraíso que seduce, ideal para refrescantes baños o descansos reparadores bajo la sombra de los cocoteros, apreciando el mar en su inmensidad. Sobre su extrema belleza, cuenta el destacado novelista Ernest Hemingway en su libro, “Islas en el Golfo”.

Se considera un destino de sol y playa por excelencia, al que se suman colosales dunas de arena que alcanzan hasta quince metros, y para asegurar el confort durante la estadía, una red de confortables hoteles todo incluido que ostentan categorías de cuatro y cinco estrellas.

Sin embargo, su imponente atractivo natural es también, motivo de preferencia para los amantes del turismo de naturaleza y sus modalidades. Entre los principales encantos, sobresale una grandiosa barrera coralina de 400 kilómetros que se distingue por ser una de las mayores del Caribe. Esta será, indudablemente, una de las más perdurables vivencias de los visitantes: descubrir este paraíso subacuático en el que se fusionan belleza inigualable y diversidad de especies, sumado a su importante rol en la protección de las costas.

A lo largo del litoral, amantes del buceo y el snorkeling encontrarán lo extraordinario en treinta puntos magníficos para la inmersión. La gran variedad de peces que habita por estos lares, le confieren un entramado de colores llamativos, en complicidad con el impresionante fondo marino, protagonizado por corales de formas diversas y bellas plantas marinas.

Por su parte, la biodiversidad de Jardines del Rey, le añade un halo de sorpresa y fascinación. Flora y fauna enamoran a los vacacionistas por su riqueza, singularidad y alto grado de endemismo.

La vegetación cubre más del 90% del área, construyendo un paradisíaco paisaje, complementado con una inmensa variedad de plantas que colman al lugar de un especial colorido y misticismo. Flores, bosques y manglares esperan a aquellos deseosos de emocionarse al apreciar la hermosura natural en su máxima expresión.

Asimismo, posee una variada fauna en la que sobresalen las aves, con más de 200 especies. En este sentido, resalta una de las mayores colonias de flamencos rosados de la zona que, con su inherente esbeltez y tonalidad, dan la bienvenida y embellecen el espacio. Se suman a la variedad del entorno, curiosos moluscos, reptiles y una abundante cantidad de peces.

Dos maravillosas lagunas distinguen la cayería: la Redonda, cristalina y rodeada de un notorio verdor; y la de La Leche, la más grande del país, con su característica tonalidad blanquecina por el yeso y las partículas de roca caliza que alberga en el fondo. Ambas integran un humedal designado sitio Ramsar.

La convergencia de estos incomparables recursos supone la promesa de experimentar una emocionante conexión con la naturaleza. De ahí el placer de practicar las distintas modalidades turísticas que la toman como escenario.

El senderismo, por ejemplo, eleva los sentidos en el tránsito por entornos poco explorados que acogen insólitos paisajes. La observación de aves y de vida silvestre, son otras de las prácticas que encantan, dada la oportunidad de estar en contacto y apreciar la amplísima variedad zoológica del enclave, y para los que prefieren la fotografía, la posibilidad de capturarlos con el lente.

De igual forma, el buceo contemplativo, el snorkeling, la pesca deportiva y los deportes náuticos en su pluralidad, permiten dar rienda suelta a la adrenalina, la aventura o la observación en este irresistible universo marino. 

Más allá de estas riquezas, impresiona el alto nivel de conservación, que ha dotado a diferentes áreas de categorías como Reserva de la Biosfera Buenavista, Reserva Ecológica, Refugio de Fauna y Reserva Florística Manejada. De esta forma, se despliegan acciones para la protección y sostenibilidad del medio ambiente.

Jardines de la Reina

Las costas meridionales de la provincia avileña, recrean la cayería más aislada y mejor conservada del país: Jardines de la Reina, con un parque natural del mismo nombre. Insólito paraíso submarino que sorprende y encanta con su gran belleza y la multiplicidad de la flora y la fauna endémica que acoge.

Conformado por 3 cayerías que agrupan 661 cayos, se extiende hasta territorio camagüeyano. Aquí la confluencia de manglares, pequeñas dunas de arena y espesa vegetación, dotan al paisaje de especial singularidad. No obstante, el verdadero paraíso lo esconde sus majestuosas aguas verde-azuladas.

Ofrece una experiencia sin igual, en excepcionales fondos marinos donde están representados casi todos los hábitats propios del Caribe. Impactan sus ecosistemas caracterizados por la amplia biodiversidad, en los que se incluyen peces, tortugas y crustáceos de importante valor ambiental que deslumbran por su belleza y peculiaridades.

En este sentido, constituye un reservorio genético, debido también a la diversidad biológica representada en insectos, aves, moluscos y reptiles, como iguanas y cocodrilos americanos. De esta forma, el fascinante conjunto insular declarado Reserva Marina, suscita las más intensas sensaciones, ante la oportunidad de convivir con especies casi extintas.

Con 82 puntos de inmersión, actividades como el buceo contemplativo, el snorkeling, la fotografía submarina y la pesca recreativa de estilo captura y suelta, encuentran su escenario ideal, acercando a los vacacionistas al pródigo mundo del mar.

Asimismo, cuenta con el conjunto de arrecifes coralinos más conservado del entorno caribeño. Complejo, exótico, colorido y variado, resguarda una gran variedad de especies, aquí resalta la presencia de tiburones y el espectáculo que supone bucear en su compañía. De ahí que visitantes ávidos de aventuras, encontrarán un espacio presto a satisfacer sus expectativas de adrenalina y exploración de entornos insospechados.

El acceso a este universo azul es netamente por vía marítima, desde el puerto de Júcaro, en Ciego de Ávila. Considerado Zona Bajo Régimen Especial de Uso y Protección, el desarrollo turístico de la región se sustenta en el bajo impacto ambiental correspondiente a la sostenibilidad y ecología que atesora su valor natural, en aras de mantenerlo intacto. Igualmente, instituciones científicas cubanas asociadas al estudio y protección del medio ambiente, despliegan investigaciones y acciones de manejo para la conservación. Ante la vida moderna tan ajetreada, puede resultar necesario alejarse, respirar y reconectar con las esencias. Jardines del Rey y de la Reina devienen en el escape idóneo para los más diversos públicos. Familias, enamorados, aventureros y viajeros individuales, encuentran un amplio espectro de opciones para elegir; alternativas que invitan a explorar, relajarse, recargar energía, experimentar o aventurarse en estos parajes avileños de imponentes playas y cuya naturaleza los convierte en lugares extraordinarios, como pocos hay en el mundo.

Textos: Bienvenidos / Fotos: Bienvenidos-Archivos