Hotel Telégrafo, el primero de Axel en Cuba
Hotel Telégrafo, el primero de Axel en Cuba
Hotel Telégrafo, el primero de Axel en Cuba
Hotel Telégrafo, el primero de Axel en Cuba
Hotel Telégrafo, el primero de Axel en Cuba
Hotel Telégrafo, el primero de Axel en Cuba
Hotel Telégrafo, el primero de Axel en Cuba

Acogedor y cosmopolita espacio, donde el ambiente es de total respeto a la diversidad, un lugar inclusivo, un hotel con filosofía heterofriendly.

La atractiva capital cubana acoge esta elegante instalación diseñada, especialmente, para satisfacer las expectativas de ocio de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTIQ+). Haciendo gala de su renovada antigüedad, su sobria fachada de rasgos coloniales, sobresale en Prado y Neptuno, una de las más emblemáticas esquinas habaneras.

Cuenta la historia…

… que donde hoy se levanta esta magnífica construcción, presta para mostrar a la comunidad LGTBQ+ uno de los mejores destinos de la caribeña isla, le antecedió para su “buena suerte”, el más antiguo de los hoteles cubanos. Con el mismo número de habitaciones que ahora, el hotel fue inaugurado en 1860, en la calle Amistad y veintiocho años después fue trasladado a su enclave actual, convirtiéndose en uno de los once mejores de Latinoamérica. A principio del siglo XX contaba con teléfono en todas sus habitaciones y sus trabajadores, valiosos antecesores de los actuales profesionales que dan vida al sitio, hablaban varios idiomas. Ya el destino lo preparaba para ser pionero en el ámbito de la hotelería y he aquí que llegó a la actualidad para abrirse al mundo, como el primer hotel de ciudad, en Cuba, destinado a recibir a quienes aman la diversidad como estilo de vida.

Véngase a nuestro reino

El hotel brinda a sus huéspedes, confortables y placenteras habitaciones, así como restaurante, wellness & fitness y un sky bar en la terraza de la azotea con piscina, solárium y lounge bar. Su personal de servicio es exquisito, tienen por bandera el trato amable y respetuoso, propician el más elemental detalle a sus visitantes e incluso, persisten en anticiparse a sus deseos.

El sky bar en la terraza es de los espacios preferidos por los huéspedes por lo relajado y acogedor del ambiente, su alberca, el solárium y su sugestiva vista a la encantadora urbe. El restaurante y el lounge bar brindan una variada oferta gastronómica y una amplia carta de snacks y bebidas. Y qué decir del wellness & fitness, donde como reza su lema, se «regeneran cuerpo y espíritu». Un lugar para mantenerse en forma y acto seguido, entregarse a la relajación total, esa que pedimos constantemente, en medio de la vida moderna; esa donde cada sentido vaga en libertad y se renueva, fortaleciéndose, positivamente. Y al terminar, pues nada menos que una vitalizadora sesión de masajes, para alistarse a conocer, con buena onda, la Ciudad Maravilla.

La Habana Vieja

El entorno del hotel Telégrafo es favorable para una estadía magnífica. La Habana Vieja se despliega ante él, cautivadora y llena de lugares para asistir a un banquete cultural sin precedentes. Justo ante su entrada, se abre el Paseo del Prado, una arbolada alameda que llega hasta el habanero muro del malecón y se cruza con él, en el punto mismo donde se alza, allende el mar, la legendaria farola del Castillo del Morro, símbolo de La Habana. El Museo de Bellas Artes con sus salas expositivas del arte cubano y su centro de corte universal; el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, espléndida edificación, sede del Ballet Nacional de Cuba y el majestuoso Capitolio, son algunos de los lugares para visitar y conocer esta ciudad asombrosa.

Otro lugar icónico cercano al hotel, es el Floridita, legendario bar que nadie estando en La Habana deja de conocer, el mismo donde el célebre escritor norteamericano Ernest Hemingway permanecía ―y aún permanece su figura, recostada a la barra― horas compartiendo con amigos, y donde nació el Daiquirí, que es hoy la especialidad de este famoso establecimiento. También a pocos metros, se halla el Centro Histórico de La Habana y su sistema de fortificaciones, uno de los Patrimonios de la Humanidad con que cuenta la isla, repleto de lugares interesantes e históricos. Así también restaurantes, cafés, galerías de arte, espacios abiertos y de confluencia social donde interactuar con los citadinos.

Sean todos bienvenidos al Hotel Telégrafo Axel, en la bella Habana, un espacio para sumar, para pasarla bien, sonriéndole a la vida.

Textos y fotos: Bienvenidos