La  Feria Internacional del Libro de La Habana, en su trigésima edición, quedó inaugurada en  su sede histórica de la fortaleza San Carlos de la Cabaña, con los  Estados Unidos Mexicanos, como nación invitada de honor, en una ceremonia caracterizada por el arte de su Mariachi del Ballet Folklórico Amalia Hernández.

La secretaria de Cultura de México, señora Alejandra Frausto Guerrero, agradeció  la gran distinción que recibe su país al resultar invitado de honor por segunda vez, del magno evento de las letras en Cuba, y aseveró:

 «Cuba siempre ha sido una nación hermana para nosotros. Nos unen anhelos, ideales, la esperanza, la dignidad, la diversidad cultural. Entre la comunidad artística de ambos países siempre ha existido un puente (…), hoy nos trae aquí la voluntad y el corazón de la cultura. Eso que nos hace latir como naciones».

«Hace 40 años comprar libros en México era un lujo. Cuba nos ayudó a sembrarlos en esta época, trayendo miles de ejemplares; colocando la cultura como un derecho, como se vive en este país, y no como un privilegio. Por eso esta Feria es un acto de reciprocidad porque no se puede privar del conocimiento a nadie por razones económicas (…). No hay una cultura, o una raza o una nación que esté por encima de otra. Si se tiene cultura se es libre donde sea», aseguró Frausto Guerrero.

El presidente del Instituto Cubano del Libro, Juan Rodríguez Cabrera,  ratificó la amistad histórica entre México y Cuba, y añadió que a la feria asisten más de 300 invitados de 35 países. «Este evento representa la voluntad de la nación por preservar la obra cultural sostenida por la Revolución, junto a sus escritores y artistas», subrayó.

A la ceremonia de apertura asistió el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, e intelectuales, artistas y funcionarios de la isla, y  Miguel Ignacio Díaz Reynoso, embajador de los Estados Unidos Mexicanos en La Habana.

Previo a la inauguración, el mandatario cubano sostuvo un encuentro con la secretaria de Cultura de México, en la sede de la feria, momento en el que vaticinó:

«La Feria del Libro será una fiesta para Cuba, una fiesta para México, y también la antesala de una visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, que estoy seguro será memorable para nuestro país», y seguidamente agradeció «al Gobierno mexicano, a su Secretaría de Cultura, a los escritores mexicanos que como Paco Ignacio Taibo II están aquí representando a México, por estar con nosotros ».

Se refirió, también con agradecimiento, a la próxima apertura en La Habana, de una librería dedicada a la literatura mexicana, donada por el Fondo de Cultura Económica de México.  

La señora Alejandra Frausto Guerrero, en la ocasión  declaró: «Los de Cuba y México somos pueblos que nos queremos mucho. Y en esto sirven los ideales, pero también las acciones. Entonces también hay que ponerse en movimiento, hay que poner el cuerpo y hay que estar donde uno quiere estar, y estar en Cuba es un anhelo para México siempre».

 Igualmente afirmó que «ha sido un gran placer para nosotros la posibilidad de llegar a Cuba, nuevamente, con una de las fuerzas más grandes que tiene la cultura, que son las letras (…) Cuba ha cultivado durante estas décadas el conocimiento, el ser por encima del tener, de lo material. Ha hecho que su pueblo sea tan culto, tan cercano a lo más profundo del ser humano, que es el amor al conocimiento, a la cultura, que para nosotros es un honor estar aquí y traerles el cariño de nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador».

Texto: Redacción Bienvenidos