Caleta Buena: paraíso marino al sur de Cuba
Caleta Buena: paraíso marino al sur de Cuba
Caleta Buena: paraíso marino al sur de Cuba
Caleta Buena: paraíso marino al sur de Cuba
Caleta Buena: paraíso marino al sur de Cuba
Caleta Buena: paraíso marino al sur de Cuba

Uno de los enclaves más paradisíacos e impresionantes del archipiélago cubano, aguarda a los viajeros en la sureña Ciénaga de Zapata, provincia Matanzas. Se trata de Caleta Buena, y promete ser un amor a primera vista con el hermoso azul turquesa de las aguas que acoge.

A ocho kilómetros de la legendaria Playa Girón, este seductor paraje regala los asombrosos encantos del mar caribeño, y ostenta una trasparente piscina natural que sorprende, cautiva e invita a lanzarse y disfrutarla. Sumergirse en este espacio subacuático y nadar junto a la gran variedad de peces multicolores que lo habitan, suponen una experiencia única que eleva los sentidos y despierta una inevitable sensación de felicidad desmedida. Pareciera que el tiempo se detiene desde el primer contacto con sus aguas cristalinas. Una vez allí, invade una paz total que obliga a desconectar de todo y relajarse completamente.

La extraordinaria caleta que dio origen al nombre del sitio, alberga un mágico fondo marino donde abundan jardines multicolores, colmados de una exuberante y diversa fauna. Dichos atractivos, la convierten en escenario idóneo para aquellos que buscan explorar más de cerca el universo azul que atesora.

En este sentido, prácticas como el buceo contemplativo y el Snorkeling convidan a la apreciación y el contacto directo con sus riquezas naturales. Para ello, el centro de buceo que aquí se localiza, permite la realización de tales actividades. Los turistas nacionales y foráneos pueden rentar el equipamiento necesario e incluso recibir asesoría de los profesionales. Indudablemente, una oportunidad extraordinaria para descubrir la belleza y pluralidad de los crustáceos, peces y corales que reinan en sus costas. Asimismo, la cartera de productos comprende el alquiler de embarcaciones como bicicletas acuáticas para los que prefieren navegar el místico mar.

Por otra parte, la instalación turística ofrece a los viajeros una opción de pasadía todo incluido desde las diez de la mañana hasta las cinco de la tarde. De esta forma, podrán acceder a una variada oferta de snacks y deliciosos platos en el servicio de buffet durante el almuerzo. Incluye igualmente el disfrute de coctelería, con refrescantes bebidas ideales para el caluroso clima tropical cubano.

Rodeado de abundante vegetación y a lo largo del terreno rocoso que abraza la ensenada, se extiende un grupo de sombrillas acompañadas de tumbonas que invitan al descanso. Toca entonces tenderse, sentir la calidez del sol, respirar el intenso olor a mar y perderse en su inmensidad.

Quienes visiten el destino durante los meses de abril a julio, podrán presenciar el impactante espectáculo protagonizado por miles de cangrejos rojos que marchan en conjunto buscando el mar. Para desovar, cruzan la carretera con dirección a la costa, cubriendo el camino con su peculiar tonalidad rojiza. Este insólito desfile se intensifica cuando atardece.

La Península de Zapata es el humedal más importante del país y el mayor del Caribe insular, catalogado además Sitio Ramsar. Por sus imponentes características naturales y gran conservación, es considerado Parque Natural y Reserva de la Biosfera de la UNESCO. Un Área Protegida de significación nacional con un valioso ecosistema caracterizado por la amplia biodiversidad.

Dentro del sistema espeleológico que constituye, se encuentra Caleta Buena, sin dudas, uno de sus principales atractivos.

En este sitio, el majestuoso mar verdeazulado es el protagonista. La magnífica convergencia de la flora y fauna de este entorno, caracterizadas por la multiplicidad y su alto nivel de endemismo, lo dotan de un encanto especial que enamora. Un paisaje fascinante donde mar y naturaleza se fusionan para ofrecer vivencias inolvidables y emociones que estremecen y no dejan a nadie indiferente.

Remoto, irresistible y acogedor, resulta punto de escape ante la ajetreada vida citadina. La tranquilidad y armonía que aquí se vive envuelve a los visitantes y disfrutar de sus aguas los revitaliza. El ambiente caribeño que se experimenta y el exotismo de las vistas son una inyección de energía para el cuerpo y el alma. Contarlo parece no alcanzar, hay que vivirlo. Con su perfecta complicidad de maravillas, el idílico edén marino despunta en las costas meridionales de la mayor de las Antillas y convida al público deseoso de hallazgos afortunados y memorables que se tornan en la certeza de querer regresar.

Textos y fotos: Bienvenidos