En La Habana luz, silencio y respeto por los fallecidos en el Hotel Saratoga
En La Habana luz, silencio y respeto por los fallecidos en el Hotel Saratoga
En La Habana luz, silencio y respeto por los fallecidos en el Hotel Saratoga
En La Habana luz, silencio y respeto por los fallecidos en el Hotel Saratoga
En La Habana luz, silencio y respeto por los fallecidos en el Hotel Saratoga

Una masiva vigilia tuvo lugar en áreas del Parque de la Fraternidad de La Habana frente a los restos del Hotel Saratoga, por las 46 personas fallecidas en el fatal suceso del pasado viernes 6 de mayo.

Hasta las fotos con los rostros de las víctimas, llegan los habaneros, en silencio, con flores, velas e infinita tristeza, porque un hecho como este desgarra y conmueve a todos, no solo a los familiares que les rinden tributo, que besan sus fotos, que se arrodillan a llorar junto a sus imágenes.

Es un día muy triste para Cuba,  y también para  la Coruña, en España, pues Cristina López-Cerón,   de la localidad  de As Pontes, perdió la vida en el desdichado incidente, pues paseaba ante el  Hotel Saratoga, en el propio momento de  la explosión con su novio César Román  Santalla que aún permanece ingresado en la capital cubana.

Para ellos también va el homenaje de los que van llegando sin cesar frente a lo que fuera el Hotel Saratoga, entre ellos las máximas autoridades del país, encabezadas por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Momentos después y cerca de las nueve de la noche, se escucha por los altavoces una nefasta grabación: «Tenemos una escuela aquí y vamos a evacuar la escuela, vamos a evacuar la escuela completamente. Hay mucho pánico aquí. ¿Recibió? Es necesario que usted me vaya enviando la técnica de rescate urgentemente. Urgentemente la técnica de rescate».

Es esta la voz del jefe del Comando 1 de Bomberos solicitando la técnica de rescate y evacuando la escuela, ante esa voz todos callan, pues la grabación remite al momento inicial del desastre, ese en el que algunos de los que hoy ya no están, aún se encontraban con vida.

Imágenes de las horas de rescate y salvamento, que fueron cerca de 150, se observan en pantalla; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, de diferentes fuerzas de rescate y salvamento, buscan con esperanza a los desaparecidos, y esperan como toda Cuba hallarlos con vida.

Esos tantos héroes, se encuentran también en la vigilia, para luego del enorme sacrificio, presentar sus respetos, muchos lloran, es inevitable, desde la pequeña joven de la Cruz Roja, hasta el fornido bombero, en un momento no pueden aguantar tanta emoción y tensión, y lloran a sus hermanos muertos.

A las nueve de la noche, La Habana enmudece y se encienden miles de luces, allí en el lugar de los hechos, pero también en hogares de toda Cuba; en todas partes el pensamiento está en las víctimas del fatídico evento, muchos rezan a diferentes dioses por la paz eterna para estos muertos a destiempo, la tristeza es masiva y el tributo unánime.

Como  homenaje personal, el artista de la plástica Nelson Domínguez, hizo llegar una obra titulada Virgen luctuosa, que desde ese momento acompañó la  larga vigilia de los cubanos por sus compatriotas muertos en la explosión del Hotel Saratoga.

Texto y Fotos: Redacción Bienvenidos