La fragata ARA Libertad, buque escuela de la Armada Argentina, está fondeada en la Bahía de La Habana, para cumplimentar una visita oficial con el propósito de fortalecer los lazos fraternales e históricos entre ambos países.

ARA Libertad, fue recibida a su arribo a tierra cubana por el capitán de navío Aldo Perera, jefe de departamento de la Marina de Guerra Revolucionaria, y el embajador argentino en Cuba, Luis Ilarregui, momento en el que el capitán Carlos Schavinsky, al frente del navío, reveló su satisfacción por la posibilidad de intercambiar y compartir tradiciones y cultura con la mayor de las Antillas, así como contribuir a estrechar los nexos bilaterales de amistad y camaradería.

Igualmente dio a conocer que la estancia en Cuba servirá para complementar la preparación de 92 futuros oficiales de la Marina de Argentina, así como guardiamarinas invitados de otros países.

La breve estancia en la capital cubana propiciará la relación directa con sus homólogos cubanos y con la población, a la cual invitó a visitar el velero varios de los días que estará anclado en la bahía habanera, específicamente entre el 14 y el 16 de junio de dos a seis de la tarde.

La nave desde el pasado 30 de abril realiza un viaje por los mares y diversas ciudades del mundo, y en La Habana sus 326 tripulantes realizarán visitas a diversas instituciones, entre ellas la sede del Gobierno de la ciudad y la Academia Naval Granma.

Esta es la tercera ocasión en que este buque atraca en puerto cubano, desde el año 1976, y esta escala es parte de su viaje de instrucción número cincuenta, durante el cual tocará once puertos de América y Europa.

La fragata (Q-2) ARA Libertad, es un bajel de vela, con gavias dobles y tres palos cruzados, integrante de la Flota de Mar de la Armada Argentina; la altura máxima de su palo mayor es de 49,8 metros y tiene seis güinches eléctricos para maniobra de velas; cuando zarpe de La Habana tomará rumbo hacia el puerto mexicano de Veracruz.

Texto: Redacción Bienvenidos