Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba
Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba
Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba
Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba
Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba
Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba
Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba
Fiesta del Fuego, la gran celebración del Caribe en Santiago de Cuba

Santiago celebró, por todo lo alto, la 41 edición del Festival del Caribe. Del 3 al 9 de julio, la tierra caliente se convirtió en epicentro de festejo, ritmo, tradición, academia, comunidad y arte, en torno a la cultura caribeña y las profundas raíces que hermanan a los pueblos de la región.

Luego de dos años en modalidad virtual, la Fiesta del Fuego retornó a los espacios presenciales, dedicada este 2022 al cuadragésimo aniversario de la fundación de la Casa del Caribe. Celebró además los 40 años de la agrupación sonera Septeto Turquino y los 30 del grupo teatro estudio Macubá.

Desde el Salón Principal del emblemático Teatro Heredia, se dio inicio a esta gran fiesta con una especial gala de homenajes y buen arte, reflejado en las presentaciones de Macubá, Las Voluminosas del Caribe, el Ballet Folklórico Oriente, el Septeto Turquino, la Compañía All Stars y la centenaria Tumba Francesa “La Caridad de Oriente”.

El arte, en todas sus manifestaciones, y la investigación, confluyeron durante estos días para celebrar el Caribe, su riqueza cultural e historia.

Las artes visuales cautivaron con la más hermosa expresión de la identidad caribeña y la participación de artistas cubanos y extranjeros. Resaltaron, en este sentido, las muestras colectivas “Vivencias” y “Nostra Terra”, el tercer Salón de Pintura Naif, la exposición “Evocación al trópico” y “Mágica Ciudad”, de fotografía.

Asimismo, la filmografía de la región tuvo su espacio con las muestras del Taller de Cine del Caribe, con sede en el Cine Rialto. Por su parte, el Taller de Oralidad del Caribe fue punto de encuentro entre narradores orales, decimistas, cuenteros y repentistas, mientras que el Taller de Estudios Literarios del Caribe acogió diversas presentaciones de libros, paneles, exposiciones bibliográficas y homenajes a escritores.  

Si de bailes y sonoridades se trata, destacó el Taller de Danza y Percusión Cubana y del Caribe, en el que se realizaron sesiones de aprendizaje y prácticas llenas de ritmo y sabor, desde la Alianza Francesa de esta urbe suroriental.

Sobresalió la diversidad de estas sesiones de aprendizaje, muestra de ello fueron las conferencias y exhibiciones en el Encuentro Internacional de Tatuaje y Perforación y el taller de Confección de máscaras, impartido por el teatrista y académico Lowell Fiet.

Como el festival lleno de ritmos que representa, la música alegre y estremecedora llegó a cada rincón de la ciudad. No faltaron los buenos conciertos y la arrolladora conga santiaguera, con su identitaria corneta china, atrayendo, agrupando, poniendo a todos a bailar. 

Un amplísimo y variado programa académico distinguió la jornada. Como cada año, el Coloquio “El Caribe que nos une” fue escenario de conferencias y diálogos enriquecedores, con la participación de importantes investigadores del área. La cultura popular de estos pueblos, su desarrollo artístico y social fueron tópicos durante los debates. 

 El I Taller Internacional de industrias culturales y creativas propició el intercambio sobre temáticas como la planeación de estrategias y políticas para la creación artística y cultural, que contribuyan a una ciudad más integradora y sostenible. Sesionó también el Taller de Educadores Populares, en el que pedagogos de distintas enseñanzas se dieron cita para dialogar sobre la educación cubana y del Caribe. Además, desde la Universidad de Oriente, el Taller de Arqueología del Caribe estuvo integrado por mesas de trabajo, presentaciones de catálogos arqueológicos y paneles, constituyendo un importante aporte al rescate de la historia de estos pueblos.

El Taller de Religiosidad Popular congregó a estudiosos en torno a temas como el espiritismo, la Regla de Palo Monte, Vodú, Ocha-Ifá, y la religiosidad popular desde el canto, la percusión y la danza folclórica. Se desarrollaron así, fructíferas ponencias, presentaciones de libros y exposiciones de proyectos en el Salón de los Grandes de la Casa de la Trova, en Santiago.

Esperado por todos, el Desfile de la Serpiente, rítmico y multicolor, fue cita de la más auténtica diversidad cultural de la región. La entrega de la Mpaka – símbolo del Festival – al presidente de BioCubaFarma, Dr. C. Eduardo Martínez Díaz; la música de las Voces del Milagro y el Cabildo Cimarrón, Macubá, Los Ripiaos de Palma Soriano, los hombres carrozas y las estatuas vivientes, por solo citar algunos ejemplos, confluyeron en el encuentro. El gentío se congregó jubiloso en las aceras para disfrutar y saludar el legendario desfile.

Durante la última jornada, se realizó la carga de la Mpaka, símbolo del festival, y las calles santiagueras se estremecieron con el Desfile del Fuego. A ritmo de conga, la ciudad celebró, entre disfraces, colores, bailes y comparsas, un hasta pronto a los participantes de diversas latitudes.   

En la clausura, como es tradición, el pueblo santiaguero despidió el festival junto al mar, con la Quema del Diablo. Los vítores alejando el mal y abrazando buenos augurios inundaron el paseo marítimo La Alameda, mientras el icónico gran diablo ardía rodeado por la gran multitud.

Concluyeron así los emocionantes días de la Fiesta del Fuego, con la presencia de delegaciones de más de una veintena de países, en la más caribeña de las ciudades cubanas. Festividad cumbre de la cultura popular y las tradiciones del Caribe, espacio para estrechar lazos y salvaguardar las raíces que nos unen.

Desde la Casa del Caribe la invitación está hecha «¡Nos vemos en 2023!»

Textos y Fotos: Bienvenidos