Cienfuegos «La bella sureña de Cuba»
Cienfuegos «La bella sureña de Cuba»
Cienfuegos «La bella sureña de Cuba»
Cienfuegos «La bella sureña de Cuba»
Cienfuegos «La bella sureña de Cuba»
Cienfuegos «La bella sureña de Cuba»

Ubicada al centro de la isla cubana, el Caribe le ha aportado a Cienfuegos un mar de fortunas. Su riqueza cultural, patrimonial y náutica han hecho de él, un destino turístico para vacacionar. Territorio rico y versátil en oportunidades, Cienfuegos es una parada inevitable si visita Cuba.

Hermosa y exquisita, su ciudad amerita ser desandada con detenimiento. Su bahía, calles, paseos, parques y arquitectura, forman un compendio de encantos que incitan a un gustoso recorrido. Cienfuegueros y visitantes alaban su belleza y reconocen sus virtudes, mantenidas a través del tiempo. Una de las más notorias sobresale en su Centro Histórico Urbano, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, por sus valores arquitectónicos-estilísticos y su excelente estado de conservación.

La Perla del Sur, como románticamente se conoce a Cienfuegos, tiene peculiaridades que la han marcado desde su nacimiento. Es entre todas las ciudades cubanas, la única fundada por emigrantes de otra nación, siendo Cuba colonia española. Su establecimiento como villa, se remonta al siglo XIX, cuando colonos franceses se asentaron en la zona y la nombraron Fernandina de Jagua, para honrar al Rey Fernando VII y por fidelidad al linaje nativo del poblado, antes habitado por indios taínos.

Turismo de ciudad

Un buen recorrido comienza en el parque José Martí, antigua Plaza de Armas de la villa, erigida justo donde, cuentan los historiadores, se fundó Cienfuegos. Partiendo de este importante punto citadino, la ruta continúa por la vía peatonal hasta llegar a una bella alameda, símbolo de la ciudad: el Paseo del Prado, el más largo de su tipo en Cuba, atravesándolo hay mucho que conocer: la estatua del Benny, el sonero mayor de la isla y el malecón cienfueguero.

Al finalizar el Paseo del Prado, se alcanza la zona residencial y recreativa de Punta Gorda, una de las más antiguas y hermosas. Esta península que se adentra en la bahía termina en La Punta, zona declarada Monumento Nacional, por sus casonas junto al mar y otras impresionantes edificaciones, entre las que se destacan, por su singularidad constructiva, el Palacio de Valle ―lugar de leyendas y joya de la arquitectura cubana― y el Club Náutico de Cienfuegos.

Cienfuegos y el mar

Cienfuegos es una urbe típicamente marítima. Posee una hermosa y amplísima bahía y sus playas son fascinantes lugares para practicar el snorkling y el buceo. Sus fondos, bien conservados y abundantes en especies tropicales poseen, además, magníficas condiciones para la inmersión.

La mayor parte del año, la temperatura del mar oscila entre 24 y 30 grados Celsius, siempre agradable para una buena zambullida. Además, la transparencia de las aguas es un privilegio, a tal punto que, incluso el fondo marino permite una visibilidad horizontal de 25 metros, condición ideal para practicar la fotografía subacuática.

Entre sus playas destacan Faro Luna, El Inglés, Guajimico y Rancho Luna, todas óptimas para el buceo y la aventura. Rancho Luna, ofrece entre sus asombros, el famoso coral de columna Notre Dame, de seis metros de altura y bautizado así por su semejanza estructural con la famosa catedral parisina.

Mucho, muchísimo hay por ver y disfrutar en esta provincia del sur de Cuba: ciudad, cultura, historia, náutica, naturaleza. Desde La Habana es fácil llegar, también desde Trinidad. Será bienvenido y de seguro, agradecerá el ofrecimiento.

Textos y fotos: Bienvenidos