La evocadora Habana festeja su nuevo aniversario
La evocadora Habana festeja su nuevo aniversario
La evocadora Habana festeja su nuevo aniversario
La evocadora Habana festeja su nuevo aniversario
La evocadora Habana festeja su nuevo aniversario
La evocadora Habana festeja su nuevo aniversario
La evocadora Habana festeja su nuevo aniversario

Para completarte los sueños: La Habana, / para replantearse la vida: La Habana, / para que la luz cauterice, / para remontar esperanzas, / para hacerlas casi visibles: La Habana.

Así reverencia una sugestiva canción a la capital de Cuba, una de las tantas que la ciudad ha inspirado a compositores y artistas. Y es que La Habana invita a soñar. Sus grises y sus colores más tropicales se mezclan y disipan, oportunamente, para mostrarla con virtudes y defectos, cual una ciudad sorpresiva.

Desde que se instauró como villa ―allá por 1519―, atrajo a muchos y sedujo a otros. Desde su fundación ha tenido sus misterios, sus secretos seductores. Turística, cultural, romántica y bordeada por un mar apacible y temerario a partes iguales, La Habana invita a ser recorrida, tomada, disfrutada a plenitud.

Fundación, vueltas a la ceiba. El Templete.

Este 16 de noviembre, como cada año, La Habana estará de fiesta, celebrando esta vez, sus 503 años de fundada y también los 40 años de que, su Centro Histórico y su Sistema de Fortificaciones, fueran declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad, por la UNESCO. Por eso, recorrerla será una suerte de conjuro, de hallazgo prodigioso, de completamiento de anhelos.

Una de sus tradiciones más antiguas son las vueltas a un árbol milagroso, que se realiza el propio día, a las 12 de la noche. Cuenta una vieja leyenda que, a la sombra de una gran ceiba, se ofició la primera misa y el primer cabildo de la villa de San Cristóbal de La Habana. Así, en cada aniversario, la mítica Plaza de Armas se repleta de personas ávidas por ser parte del ritual que traerá a sus vidas todo cuanto en secreto pidan a la Ceiba. La tradición revela que es necesario darle tres vueltas, tocando su tronco, para beneficiarse de la concesión de los deseos: salud, amor, sueños… Cada aniversario es un acontecimiento social y cultural al que se suman conciertos, desfiles, y exposiciones, se recrean pasajes coloniales y se evoca la génesis de la ciudad.

Junto a la ceiba se levanta una reliquia de la vieja Habana: El Templete. Erigido en la primera década del siglo XIX, su belleza fascina y su esplendor constructivo, de evidente estilo neoclásico, invita a detallarlo. Su interior resguarda un busto de Cristóbal Colón y tres pinturas al óleo, del reconocido artista francés Jean Baptiste Vermay: la primera misa oficiada en la villa, el primer cabildo y el acto de bendición del lugar.

El programa cultural para el homenaje es amplio y cientos de propuestas rendirán tributo a la amena y bulliciosa ciudad, la perenne enamorada de su Leal historiador, aquel para quien andar La Habana era un agasajo eterno. Ya comenzó noviembre y en breve, La Habana estará, una vez más, de celebración. Los cubanos y visitantes, bailarán, cantarán, tomarán fotos, darán las tres consabidas vueltas a la ceiba y pedirán que sus sueños se realicen. La ceremonia será un regalo, la velada un buen augurio.

Texto y fotos: Bienvenidos