Varadero «Un multidestino en sí mismo»
Varadero «Un multidestino en sí mismo»
Varadero «Un multidestino en sí mismo»
Varadero «Un multidestino en sí mismo»
Varadero «Un multidestino en sí mismo»
Varadero «Un multidestino en sí mismo»
Varadero «Un multidestino en sí mismo»

Desde el balneario más famoso de Cuba, singulares atractivos como su idílica playa, maravillosos espacios gastronómicos, variedad de propuestas culturales, hermosa naturaleza y una red hotelera de excelencia, confluyen para ofrecer a los visitantes una estancia inolvidable.

Situado en la Península de Hicacos en Matanzas, Varadero despunta por sus paradisíacas aguas transparentes y la arena blanca y fina que las abraza. Desde allí, disfrutar del eterno verano que regala la nación caribeña, se torna en una experiencia de ensueño con olor a mar y tonalidad turquesa.

Complace relajarse desde una tumbona y en compañía de una refrescante bebida, admirar el majestuoso entorno marino que se extiende infinito y azul frente a nuestros ojos. Nadar en esta playa inigualable y cristalina, emociona, revitaliza, calma y brinda felicidad. Asimismo, resulta increíble recorrerla en las distintas embarcaciones que navegan al encuentro de la belleza de las áreas más profundas y el policromático universo de peces que acogen.   

Avizorar esta suerte de paraíso desde una zona más elevada, promete el hallazgo de un panorama fascinante, y el icónico Parador Fotográfico regala esa vista encantadora. Sin embargo, de este punto resalta el imponente photocall tricolor que distingue el nombre Varadero. Un escenario perfecto, con el mar de fondo, para tomar magníficas fotografías que guarden las memorias del paso por el impresionante destino matancero.

Quienes gustan de entornos naturales, encontrarán parajes que cautivan con el verde intenso que predomina. Tal es el caso del afamado Parque Josone, donde bellos paisajes, exuberante flora y placenteros paseos en bote por el lago, convergen en un recorrido maravilloso. De igual forma, el Parque Ecológico Varahicacos convida a explorar la naturaleza cubana en todo su esplendor y diversidad.

La gastronomía es otro de los encantos varaderenses. Instalaciones atractivas y múltiples deleitan con gustosas propuestas de restauración y coctelería. Emblemáticos y encantadores, destacan en este sentido, la pintoresca Bodeguita del Medio y el Bar-Restaurante Floridita, réplica exacta del legendario sitio habanero. El primero con su famoso Mojito y el segundo con su especialidad el Daiquirí, atraen a numerosos visitantes que disfrutan además, de la pluralidad de exquisitos platos y bebidas, acompañados de música y el ambiente acogedor que en ambos, evoca historia y tradición.

Las noches se colman de bailes y atrayentes sonoridades, cuando desde los distintos bares y espacios culturales, los vacacionistas se congregan para compartir su alegría y disfrutar la vida nocturna. El Boulevard, por ejemplo, acoge varios de estos lugares, como es el concurrido snack-bar Calle 62, que ofrece buena música, presentaciones en vivo y actividades de animación. Para quienes prefieren la magia del cabaret, el glamuroso Continental propone, desde su gran escenario lleno de luces, sorprendentes espectáculos que irradian talento, colorido y cubanía.    Varadero enamora, invita a visitarlo y redescubrirlo siempre. Vivencias extraordinarias aguardan a los viajeros que eligen este enclave lleno de encantos, un multidestino en sí mismo.

Texto y fotos: Bienvenidos